Integración doble DIN en Toyota Land Cruiser

En la actualidad muchos de los fabricantes de automóviles diseñan las consolas centrales de sus prototipos con lo que se llama «radios esclavas».

Este tipo de reproductor está dentro de la propia moldura del coche y no sigue ningún estándar de tamaño internacional.

Esto hace que cuando nosotros deseamos cambiar de reproductor o nos vemos en la obligación de repararlo tengamos únicamente dos opciones: o nos «arrodillamos» delante del concesionario (billetes en mano) para que nos suministren una idéntica o nos deleitamos con acercarnos a un especialista en este tipo de montajes para que nos realice una integración artesana como la aquí detallada.

El simple trabajo de sustituir una radio por otra, en este caso se torna algo más complicado.

Hay que desmontar por completo toda la cónsola central del salpicadero y estudiar detalladamente cómo están ubicados los soportes interiores para que en el momento de insertar el nuevo tamaño de la doble Din no entorpezca nada en su interior.

Para estos menesteres hemos de desmontar por completo la consola, así como la guantera lateral derecha con el fin de reorganizar el cableado de la fuente de origen, seccionando los cableados que no se incluirán en las nuevas conexiones del nuevo Kenwood.

Tal como estaba previsto los anclajes de la radio de origen entorpecen el trabajo de incluir la nueva, por lo que hay que cortar, desplazar y preparar soportes nuevos a tal finalidad.

Una vez que tenemos la certeza que el espacio que disponemos es el correcto, despiezamos la radio vieja desmontando su mecanismo interno y sus botoneras.

Posteriormente recortaremos con gran maestría puesto que el arco exterior de esa moldura ha de servirnos para adaptar la nueva fuente. Este paso es delicado y requiere una pericia y una experiencia previa ya que romper o debilitar esa zona puede procurarnos un trabajo sin unos acabados buenos.

A la fuente doble DIN del catálogo de Kenwood le acompaña un reproductor de multitud de formatos y soportes, un manos libres vía Bluetooth con base Parrot y navegador con soporte Garmin.

Una de las características principales de esta unidad es sin duda su fuerte calidad en general. Destaca su capacidad de sonido con salidas de audio que se adaptan a sistemas 5.1 o Dolbi Pro-Logic de segunda generación.

Los trabajos de adaptación e integración artesanos dan a la nueva moldura unas formas redondeadas siguiendo el estilo del coche en el que va montado. Estos son los toques que consiguen diferenciar la profesionalidad de integrar y no de instalar.

Para finalizar el trabajo en este punto, se crearía una textura a base de pinturas, catalizadores y lacas que simulan a la perfección los plásticos internos de un automóvil. De esta manera es del todo imposible conocer si es un trabajo de origen o posterior.

El montaje dentro del vehículo requiere un trabajo de cableado minucioso debido a la gran variedad de opciones que dispone la fuente montada.

Estas pautas se centran en cablear el nuevo accesorio siguiendo las mismas características que la marca utiliza en su cadena de fabricación.

En este caso, Toyota enmoqueta a modo de espiral sus cableados y pasea sus mangueras por las zonas comprendidas entre el chasis y el salpicadero.

Un buen profesional calcará a la perfección el trazado eléctrico. Los detalles que no se ven deben estar igual de bien acabados que los que están a simple vista.

Debido a ser un vehículo de un tamaño considerable, y para deleite de la zona posterior, se puede montar una pantalla que alimente visualmente las plazas traseras.

Puesto que el coche tiene una anchura considerable y una profundidad aún mayor, una pantalla de techo de gran tamaño angular distribuida por Speed Sound y con referencia MON-110-DVD quedaría genial.

En resumen, requiere de un trabajo minucioso, que aunque técnicamente no reviste mucha dificultad, sí que son necesarias unas grandes dotes de profesionalidad y delicadeza para que los acabados se integren a la perfección en un vehículo en el que en su interior destacan las curvas por encima de todo.

Deja un comentario