Equipación de sensores de aparcamiento en un AUDI A4

Muchas veces cuando compramos un coche, este no trae consigo todos los extras que deseábamos. Unas veces por adquirir un acabado de pronta entrega, y otras veces porque creemos que según qué incrementos de precio no son necesarios en dicho momento.

Pasa el tiempo y nos damos cuenta de que aquel accesorio que no adquirimos, ahora nos sería de ayuda.

Como veremos, este tipo de instalaciones no hay que tomárselas a la ligera.

Son montajes manufacturados a través de unos pasos idénticos a los que realiza la marca en la cadena de fabricación y no se pueden realizar de cualquier manera.

Montaje de sensores de parachoques en Audi A4

Stagemotion está íntegramente dedicada al desarrollo de tecnologías para el automóvil, así como componentes de reequipaciones para Audi, Seat, Volkswagen y Skoda.

En el caso que nos ocupa estamos delante de un Audi A4, por lo que Stagemotion es el proveedor ideal para el suministro e instalación de este tipo de trabajos.

Si bien es cierto que un kit de sensores de aparcamiento pueden instalarse casi sin desmontar ni un tornillo, hemos de dejar patente que aquí no es el caso, me gusta hacerlo al detalle, con acabados elegantes y siempre con la satisfacción que lo que está escondido sigue un proceso casi tan elaborado como lo que está a la vista.

Esto nos lleva a desmontar, siguiendo un minucioso proceso, gran parte de los enguarnecidos del coche. Paragolpes delanteros y traseros y todas y cada una de las molduras que existen dentro del recorrido de los cables de conexión.

Tal como ya hemos indicado, una reequipación original, no puede tomarse a la ligera, este tipo de trabajos han de ser elaborados con unas pautas estrictas pues se han de «copiar» los pasos que Audi realiza en la propia cadena de montaje.

Por ello, el kit suministrado es acompañado de cableados y conexionados oficiales que hacen que sea imposible saber si dicho trabajo ha sido realizado antes o después de la compra.

Montaje de sensores con cable forrado por los pasamuros

Siguiendo la tónica de esta instalación, los cableados que pasean por todo el recorrido, lo hacen por las zonas destinadas a ello y enfundando previamente el tramo de cable con el mismo tejido que se encuentra en la instalación eléctrica del coche.

La inserción por los pasamuros de protección sigue el mismo estricto proceso, quedando de esta manera los conductores protegidos ante roces o torsiones peligrosas para su integridad.

En el momento de la perforación de los parachoques, se estudian concienzudamente posición y localización para hacer que el sistema tenga un rendimiento óptimo y no queden espacios «negros» sin campo de vigilancia.

Se taladran los paragolpes y se realiza un avellanado que hace que el sensor quede embutido y consiguiendo que este no sobresalga del nivel de la moldura. Sin duda alguna estos son los puntos fuertes que hacen que este tipo de instalaciones sean tan admiradas.

Un proceso que, aun no conteniendo altas reformas, si requiere de cierta profesionalidad para conseguir precisamente unos sensores de aparcamiento en el coche mimetizados a la perfección.

Deja un comentario